4 secretos del Neuromarketing

Conocer la forma en que el cerebro humano reacciona a un estímulo se ha convertido en uno de los pilares de los marketeros hoy en día. Este modo de estudiar al cerebro humano para conocer sus respuestas ante la mercadotecnia y como afecta su comportamiento  se le conoce como Neuromarketing.

La sociedad evoluciona constantemente, por lo cual, los marketeros deben estar constantemente realizando pruebas y estudios de mercado para determinar cuáles serán las estrategias que mejor funcionarán en sus prospectos.

Afortunadamente, la neurociencia ha comenzado a aplicar sus teorías en el ámbito del marketing, permitiendo a los especialistas entender el funcionamiento del cerebro de su consumidor, entendiendo así qué zonas deben activarse para incitarles a comprar. Por eso, hoy quiero compartirte las 4 realidades del neuromarketing.

El profesor de la ESAN International Week, Manuel Quiñones, señaló en su última conferencia los mitos y  realidades de esta disciplina, que si bien es cierto, es increíblemente aclamada hoy en día, existen muchos rumores y conceptos errados respecto a su propósito.

El neuromarketing manipula el cerebro humano

¡Falso! En realidad, es una herramienta de investigación para conocer qué tipo de estímulos pueden activar una o varias zonas del cerebro, permitiendo así medir las reacciones del individuo con el fin de conocer su impacto publicitario para estar al tanto de la efectividad de la estrategia.

Una técnica que es sólo para las grandes empresas

El neuromarketing puede ser utilizado por todo tipo de empresa, sean medianas o pequeñas. Es una herramienta que hoy en día se encuentra al alcance de todos y puede serle de gran utilidad a quien realmente decida estudiarlo a profundidad.

Aplicar el neuromarketing es muy costoso

Mientras más evoluciona la tecnología las posibilidades de aplicar el neuromarketing con facilidad son mucho más grandes pues los dispositivos para trabajarlo son cada vez más portátiles y menos invasivos, lo que ha permitido que las empresas puedan medir a un menor costo su impacto publicitario.

El ‘’efecto gratis”

De acuerdo con la investigación realizada, una promoción en forma de tarifa simbólica es mucho más efectiva y genera más ventas que una en la que el incentivo se entrega gratis.

¿Qué significa esto? Muy sencillo, los investigadores indican que ofrecer un precio simbólico por la mejora de un producto incrementa el nivel de apreciación de los consumidores, generando más ventas.

De hecho, días anteriores pude observar esta estrategia en el cine, “por la compra de un combo para parejas, puedes llevarte un paquete de Nuggets por sólo 1$ adicional” ¿Qué hice yo? Evidentemente pagué el dólar adicional pues el combo de Nuggets por sí solo costaba 5$. ¿El neuromarketing funcionó conmigo? Es obvio que sí.

Entonces, ahora que conoces las bondades del neuromarketing ¿estás listo para comenzar a aplicarlo en tus estrategias? ¿Deseas saber  cómo crear tu propio Plan de Marketing efectivo? ¡Contáctanos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *